viernes, 17 de julio de 2009

Plumas de fuego- Prólogo- (2ª parte)






-Han llamado a su casa-informó la anciana todavía emitiendo gritos-Y al ver que nadie respondía, y que yo me encontraba allí sentada con mis cosas, cuando depararon en mi presencia…-¡Ya! Pensé, mientras esbozaba una tímida y pícara sonrisa- preguntaron por usted…-silenció unos segundos- ¡Aquí estás!- gritó y volvió al silencio solo quebrado por el débil sonido que emitían sus pasos al acercarse a la puerta
-¿Y que le dijeron?- Retomé la conversación
-Si lo conocía- las palabras se escuchaban cada vez más próximas, hasta que la cortina de plástico que había en la puerta se recogió a un lado y tras ella apareció la anciana con algo en la mano- evidentemente les he dicho que sí, y entonces me han dado esta misiva para usted- estiró el famélico brazo derecho y me la entrego, la giré y estaba lacrada con el sello oficial.
- ¿Por quién me toma?- preguntó agarrándome por sorpresa el brazo con fuerza, la miré dubitativo- Se que le ha pillado por sorpresa que no la hubiese abierto
-En ningún momen…
-Su cara no decía lo mismo- me interrumpió- anda váyase a su casa y léasela con calma, seguramente será muy importante.
Estaba totalmente convencido que ni siquiera se me había pasado por la cabeza ese pensamiento, aunque tal vez inconscientemente me hubiese sorprendido, ahora dudaba, de todas maneras hubiese sido fugaz.

La señora Clink se volvió a sentar en la silla y retomó sus labores. Yo me volví para irme a mi casa, pero me detuve…
-Señora Clink
-Dígame jovencito
-¿Le importaría que abriese la carta con usted?- pregunté mirándola directamente a los ojos- es que… hmm… me da miedo que sean malas noticias y estar solo cuando las lea.
-Claro, si usted quiere a mi no me importa- sonrió gozosamente.
Hinqué las rodillas al lado de silla para ponerme a la altura de aquella menuda mujer y rasgué el sobre del sello
-Si te soy sincera- comentó la anciana temblorosa y casi tartamudeando- no la he abierto porque los guardias me amenazaron con que si la abría me torturarían lenta, salvaje y dolosamente hasta la muerte, e hicieron énfasis en lo de salvaje- la miré extrañado- es un delito oficial abrir una carta oficial y privada del CSA; además –continuó- yo ya soy muy mayor, y para lo que me queda no quiero pasarlo sufriendo.
-No se preocupe, no le pasara nada- sonreí- solo es una amenaza pero ha hecho bien en no abrirla.
Lanzó un murmuro tan débil que no lo logré entender, seguramente con su oído me hubiese enterado. No pregunté, lo dejé estar.
Cogí el papel, lo desdoblé, y comencé a leer su contenido…

Estimado habitante:

Es un placer informarle que ha sido elegido entre todos los habitantes de nuestras extensas tierra para cumplir una misión de vital importancia para nuestro país, es el deber de cualquier ciudadano proteger a los suyos, y por lo tanto obligatoria, con la consiguiente de que si usted se niega nos veríamos obligados a ponerlo en búsqueda y captura hasta su detención, y entonces pasaría a estar prisionero en los calabozos de nuestras dependencias , sin ningún tipo de derecho, a la espera del día en que se celebre el juicio y su más que probable sentencia:
AHORCAMIENTO EN LA PLAZA SAN JUAN
Delante de todos aquellos habitantes que quieran presenciar la ejecución.
Usted deberá presentarse, sin compañía, en el edificio Shadows durante el amanecer del día de mañana.
Sabemos, por su bien, que tomará la decisión correcta.
Afectuosamente

Consejo
Superior de
Ancianos


Miré a la señora Clink que extrañamente había comenzado a temblar cuando comenzó a viajar a un pensamiento pasado.
-Señora Clink ¿Qué ocurre?-
-Tiene que ir, pase lo que pase- contestó con la mirada perdida a ese recóndito lugar al que yo no podía acceder- ni se le ocurra faltar- alzo aquellas débiles manos y las pasó delicadamente por mi rostro- tiene que tener mucho cuidado.
-¿Usted sabe algo que yo debería saber?- me miró compungida, se levantó, recogió todas sus pertenencias y se adentró en su casa cerrando de un portazo.
Entendí que sí, pero que por alguna razón que desconocía no me lo podía contar. Era algo extraño, no entendía nada, pero ahora, sin saber porqué me sentía mucho más ligero.
Dejé la ropa del trabajo encima de la mesa, me duché y me estiré en la cama. Estaba agotado, pero no podía dormir, posiblemente por el mensaje de la carta, o porque en los últimos minutos me embargaba la extraña sensación de que había algo que se me escapa, algo que ya había vivido con anterioridad pero que no conseguía recordar. No pude ni siquiera descender los párpados, aunque estos me pidieran a gritos que lo hiciera.
Me levanté ante la imposibilidad de dormirme, le daba a todo demasiadas vueltas intentando reencontrar aquello que me mantenía despierto, pero esta solo reproducía imágenes y sonidos ajenos a mi búsqueda. Opté por ir al único lugar en el que me sentía seguro, la playa, no sabía si volvería a verla.
Llegué apresuradamente, mi capacidad de concentración se encontraba bajo mínimos, me mantenía con la mente en blanco. Me tumbé en la arena con la cabeza hacía el mar, y observé su bravura, su belleza, su sencillez…Su brisa transportadora me embriagaba con su olor salado, y su color, cercano al plateado me daba esa calma que necesita. Y respiré.
Pensé en la imposibilidad de no volverla a ver, era imposible que no lo hiciera, ese era mi lugar, mi rincón en el mundo solo para mí, y supe que siempre tendría esa imagen en mi mente, esas sensaciones dentro de mí, fuese a donde fuese, y sucediese lo que sucediese, y entonces despertó al fin ese recuerdo que permanecía guardado en una caja de cartón cubierta de una gruesa capa de polvo, en lo alto de un lugar oscuro y siniestro de mi cabeza, en la sección en la que según un papel blanco nombraba “Recuerdos dolorosos para olvidar”, y aunque era eso lo que debía haber sucedido, no conseguí olvidarlas, destruirlas, enterrarlas para siempre. Cerré los ojos, e interiormente los abrí cuidadosamente, y ese recuerdo salió a la luz…

Era de Swen, aquel hombre que estuvo en mi vida mucho tiempo, desde el momento que mi familia me abandonara. Era del último día que lo vi.
Nos encontrábamos en unas sillas carcomidas de color azul celeste en el salón, por aquel entonces debía tener unos trece años, y Swen me contaba una de esas historias antiquísimas de lugares muy lejanos, leyendas de aventuras con príncipes y princesas y malos malísimos obsesionados con el trono, cuando tocaron a la puerta, Swen se levantó extrañado, mesurando y silenciando sus pasos se acercó y miro a través de la mirilla, parecía que levitaba a escasos milímetros, pero clavó de nuevo sus pies descalzos sobre el frío suelo, y se volvió alarmado:
-¡Corre! Escóndete debajo de la cama de mi habitación- susurró alterado- no hagas ruido y no se te ocurra mirar- le clavé la mirada en sus ojos, los tenía desorbitados, lo labios le tremolaban, realmente todo lo hacía-¡Deprisa!
-CONTINUARÁ....

8 volátiles plumas:

corcho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pluma de fuego dijo...

jajaja vale Comentario suprimido, veo que te has equivocado xD

PinKbutTerflY dijo...

Hola! Que bueno encontrar tu blogg la verdad es que me llamó mucho la atención! Me ha gustado mucho el comienzo de Plumas de Fuego, me atrapó completamente. Voy a seguir leyendo gustosamente tu historia y muchas felicitaciones porque veo que tenés muchisimo talento para las letras!!

Te sigO.

Un abrazO.

.Gs. dijo...

Holaa!!

No me da tiempo a leerte!! ¡Qué gran capacidad y velocidad creadora!

Espero que saque tiempo, aunque sea de debajo de las piedras para poder meterme en tu mundo novelesco.

Un abrazo, te sigo!

Casra dijo...

Me has dejado picada con tu historia, no me basto con leer tu primera parte jaja tenia que leer la segunda de una vez!

Se nota que tienes mucho que decir y eso te lo agradezco pues tus pensamientos los transformas en historias maravillosas :D

Dejame seguir tu blog muy de cerca!
espero con ancias la tercera parte!

Saludos ^^

Pluma de fuego dijo...

Pinkburterfly gracias por venir al blog, y me alegro mucho de que te haya gustado

Gs jajaj tú con calma que esto se guarda aquí, jeje

Casra gracias por seguir mi blog, ahora tu blog, y espero que disfrutes leyendo las historias al igual que yo las disfruto escribiéndolas

Un beso a todos

Eternnal_King dijo...

Apostas y mucho!!!
yo compro!!!
espero adentrarme mas en la historia para despues darte una opinion que valga la pena...

un saludo!!!!

Au Revoir...

Pluma de fuego dijo...

Muchas gracias, y espero esa opinion ^^