jueves, 23 de julio de 2009

Colores- Prólogo



-Prólogo-

Hay momentos en la vida que todo se vuelve cuesta arriba, que descubres que las manos que esperabas que te ayudaran no están y en cambio desde allí, desde aquella situación privilegiada que supone estar en lo alto de la cuesta, te tiran piedras que obstaculizan el ascenso a tan difícil paraje.
Son esos momentos en los que pierdes toda perspectiva, que ante tus ojos se abre, como siempre, todo, pero que tú, solamente ves la nada. Donde pierdes la identidad, la claridad, el paso, los sueños, la respiración… Donde todo es oscuro y allí en tus propias tinieblas recibes palos por todos lados sin saber de donde vienen, que te vuelven a tirar para abajo, como si fueras absorbido simplemente por la gravedad, y dejas de confiar de todo lo que hay a tu alrededor, hasta de tu propia sombra, hasta de ti.... Y lloras, y recuerdas, nunca dejas de hacerlo...
Donde dejas de volar porque te quedaste sin alas. ¿Donde las perdiste? o ¿Quien te las cortó?
Y llega un momento en que estas apunto de perderte en tu lado oculto, de reventar, donde es tanto el peso que estas apunto de abandonar y lanzarte de cabeza a la locura, pero quiero escapar de la prisión, de cadenas que encadenan mi alma, y cojo el coche, y me echo hacía la carretera, no sé cuando volveré, ni tampoco donde llegaré, solo sé que necesito hacerlo.
Y conduzco toda la noche por lugares desconocidos, hace un par de horas que me metí entre caminos de tierra que bordean bosques siniestros, y llega el momento en el que el cansancio me acaricia, y tengo que detenerme en ese lugar.
Y desperté, y conocí el lugar, en cada una de sus diferentes facetas horarias. Y existe un lugar, desde donde se pueden vislumbrar los más asombrosos crepúsculos y las más bellas alboradas como seguramente no se pueda hacer en ninguna parte del planeta, un juego de luces y sombras único e irrepetible cada día, que hechizaban más si cabe el lugar.
Dentro de esa burbuja de magnificencia, que abstrae la zona de todo lo demás, se encuentran dos cabañas de madera, una alejada de la otra por medio kilómetro aproximadamente, y donde una, la más cercana a mí, situada en la parte alta de la ladera de una colina, permanece rodeada de un espectacular jardín repleto de azucenas y lirios, donde cada tarde una ligera brisa se pasea por allí ha juguetear entre las flores.
Donde el frío y el calor, dominadores absolutos y alternos en cualquier lugar, se sienten impotentes al no poder acceder a ese rinconcito que se les resiste, un hogar donde desde hace mucho tiempo se comenzó a escribir una historia.
Y los días se hicieron noche, y a la inversa, y cuando habían pasado tres días, alguien golpeó una luna del coche que me hizo despertar, y observé una mirada tímida que procedía de unos ojos almendrados y negros, aquel niño mulato y hermoso que prestaba atención a cada uno de mis movimientos aguardó plantado allí hasta que me decidí a bajar la ventanilla.
-Bienvenido a tu lugar- susurro- pero ahora deberás guardarme el secreto
-¿Qué secreto?- pregunté algo escéptico
-Todo esto es un secreto, todo lo que tus ojos vean, lo que tus oídos escuchen, lo que toques, solo puede permanecer en tus recuerdos, no puedes contar nada a nadie, nunca, ni siquiera el lugar en el que se oculta.
-Ni siquiera sé donde estoy- objeté
-Claro que sabes donde estás, si no, no podrías haber llegado hasta aquí, tu lugar no es el que eliges, es hacía donde te guía tu corazón –sonreí sin entender apenas de lo que me hablaba- Voy a llamar a mi mamá, espera un momento aquí
Final Prólogo

17 volátiles plumas:

Silencios dijo...

Muy intenso este relato, creo algunas veces nos encontramos en los mismos lugares sin tiempo ni espacio .... solo, a veces.

Besines sin pecados.

Pluma de fuego dijo...

jajaja, gracias silencios, yo tambien lo pienso

Leyre dijo...

uf,que profundo.
Me ha gustado más que Valle Alto, aunque ya estoy esperando que continues, igual que con colores...
a ver como sigue esto, tiene buena pinta, niño.
Entiendo lo de estar apunto de volverte loco y de, explotar, no poder más.
Me ha gustado mucho.
Un beso

Leinad23 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pluma de fuego dijo...

Gracias Leyre, bueno son dos historias diferentes una es mas cómica y esta es mas digamos "especial" bueno no me lies, jejeje, ya lo verás

Señorita Tulp dijo...

Hola Pluma de Fuego. Gracias por pasarte por mi blog, aquí estoy yo :) Te iré leyendo y espero comentarte algo interesante un día de estos :P

.Gs. dijo...

Se siente muy cercana esta historia, aunque parece desarrollarse en un mundo relaccionado con lo onhírico y lo fantasioso.
Me gustó el detalle de la aparición del niño mulato, ya que aunque no has dicho la nacionalidad del narrador, le da un toque de multiculturalidad al pensar que el narrador es occidental.

Ya se me están cruzando dos historias: Valle Alto y Colores, no sé si pueda seguir todas, porque me haré un lío jaja.

Bueno Pluma de fuego, espero que sigas bien y sigas escribiendo para que podamso disfrutarte.

Un abrazo

Zuresh dijo...

oye pluma de fuego...por que no me das la dirección de este lugar..tengo unas ganas de perderme en un sitio así...
esta muy bueno este prologo
saludos amigo en las letras

Pluma de fuego dijo...

Señorita Tulp gracias por pasarte por aquí

Gs pues está historia es claramente la mas real de todas, jajaja

Zuresh pues para serte sincero el lugar existe, y la historia, en parte tambien, y como y ahe contado el lugar es secreto

Anwar dijo...

Excelente relato, se nota que esto de escribir se te dá bastante bien XD

Lo mío es mas dibujar y el diseño gráfico XD

Gracias por pasarte por mi blog y si quieres, intercambiamos enlaces, de paso me hago seguidor de tu blog XD

Saludos

Pluma de fuego dijo...

Gracias Anwar por pasarte por mi blog...
Y la verdad que lo de dibujar se te da genial

SUSURU dijo...

Gracias Pluma de Fuego por pasarme a saludar en estos momentos que estoy atravesando el duelo pr la muerte de mi madre.

Me gusta como escribes. Leí tu último post.

Espero volver y que te animes a jugar en mi blog inventando relatos, pues me han enviado otro más y no quiero dejarlo solito. te animas?

por mi parte quiero dejarte antes de despedirme unas letras de Silvio Rodríguez:

"hay locuras...locuras...locuras.

hay locuras, tan sanas, tan puras

que una de ellas será mi vivir"

besos

mariposa de ébano* dijo...

wow...desde luego tus letras tienen tinta de fuego. intensas en este relato. tan sólo he leído la última publicación, pero creo que seguiré buscando para descubrir más que se ve interesante...jeje.
un beso!.

Danilo Parte, a.k.a ,Martín iconli Mon dijo...

intenso

Pluma de fuego dijo...

Susuru todo mi apoyo para estos duros momentos, e iré a pasearme por tu blog para jugar contigo y tus amigos.
Preciosa la letra de la cancion.
Gracias

Pluma de fuego dijo...

mariposa de ébano me alegro que te hayan gustado, y ya este blog tambien forma parte de tí
Un beso

Pluma de fuego dijo...

Danilo gracias ^^