lunes, 7 de septiembre de 2009

Plumas de fuego.- Capítulo 3.1


Si te has perdido algun capítulo de Plumas de Fuego o quieres leer esta historia desde el principio, pulse Aquí


Si quieres leer cualquier otra historia (Valle Alto, Colores, De mis entrañas) clicka en las IMAGENES de la barra de la derecha, cuyo título sea la historia que desea leer


Ante cualquier duda, sugerencia, etc... puede enviármelas a detras_de_la_luz@hotmail.com

.....................................................................................



RECORDANDO...PLUMAS



-Iker es un joven universitario que vive en un piso de Barcelona con Esther
-Está enamorado en silencio de ella
-Una noche en la playa se besan, y algo extraño ocurre...



Y AHORA...


Capítulo 3.- El mar todo lo remueve

¿Has tenido alguna vez un sueño, te has despertado, y querías volverte a dormir, y al hacerlo estar otra vez en el mismo sueño?
-Abre los ojos Iker- Aquella voz que me llamaba, me era familiar, pero no podía abrirlos, lo intenté, pero no obedecían mis ordenes, tenían vida propia, y habían decidido permanecer inmóviles.
Y volví a dejar de sentir, volviendo a ese estado de inconsciencia, y regresé a aquel extraño lugar que en el momento del beso se me apareció en imágenes, me sentía feliz allí.
Alcé la mirada hacia el horizonte, y vislumbré detenidamente todo lo que mi vista alcanzaba a ver, una explosión de la belleza en todo su esplendor, era un lugar que no se asemejaba a la realidad pero ¿así son los sueños, no?
Me encontraba en un paseo marítimo, el mar se avistaba al frente, y la brisa salitrosa se acercaba a mí para sorprenderme y embaucarme. Bajé por unas caleras que me conducían a la playa, y al llegar a ella continué sorprendiéndome, no sabía si quedarme a contemplar o irme hacia otro lugar y seguir maravillándome.
El paisaje lo formaba una cascada que precipitaba el agua desde un ancho río hasta el mar, este era de un color plateado. Su agua era algo más espesa que el agua que había visto siempre, y a pesar de la espesura y sobretodo del color, se reflejaban en ella dos enormes lunas rojas que asomaban por el horizonte. Quería bañarme, quería mezclarme con esa agua, intenté despojarme de mis ropas, pero alguien me habló
-Hola Iker- esa voz sonaba desde un lugar cercano, pero por mucho que miraba hacia todas las direcciones, no encontraba de donde procedía la voz que había pronunciado mi nombre. Seguí dando vueltas sobre el eje, hasta que logré descubrir una silueta acuclillada encima de una roca que se encontraba en la orilla. Pretendí forzar al máximo la mirada para agudizar mi vista, y por mucho que lo hacía, seguía sin saber que era esa cosa. Me acerqué despacio y con cautela, aunque sabía de antemano que si en algún momento tuviera intención de hacerme daño, no tendría escapatoria, no había nadie mas al alrededor, y pese a que me sentía indefenso, no denotaba peligro ni agresividad, mas bien todo lo contrario. Creí oír que estaba sollozando.
-Hola, perdona, ¿me puedes decir donde estoy?- pregunté con inquietud, no contestó, ni siquiera hizo un amago de gesticular-¿y como sabes como me llamo?-continué
-Es tu sueño, ¿recuerdas? Estás dormido- sus palabras se entremezclaban con sus sollozos, cosa que me dificultaba entenderlo.
-¿Y que se supone que tengo que hacer?
-Despertar, es lo único que tienes que hacer, en el momento justo lo harás- empezó a llorar intensamente, tanto que sus lágrimas saltaban directamente desde el lagrimal al suelo, y sus sollozos aumentaban y se volvían estridentes al llegar a mis oídos. Me estaba desesperando por momentos.
-Vale, vale-me coloqué las manos en los oídos- pero ¿Por qué lloras?- intenté poner mi mano en su hombro para mostrarle mi apoyo, pero algo me impedía llegar a tocarlo.
-Mi familia no está, se han ido todos, todo el mundo se va, siempre, y yo soy el que se queda aquí, solo-
-¿Cómo que se han ido? ¿Te han dejado aquí solo?- solamente asintió. Me preguntaba como podían haberlo dejado allí solo, indudablemente lo que estaba ante mí no era humano, era una silueta sin más, oscura, de tal manera que si se escondiese entre las sombras, no podría ser descubierto- Seguro que tu familia se ha despistado y volverá- Quise calmarle y albergarle esperanzas, era demasiado joven, debía tener unos ocho o nueve años, para que el sufrimiento le arrancara la inocencia de un zarpazo.
-Mi familia esta muerta- aulló (desde luego aquello no había sido un grito), el vello se me erizó, y un sudor frío emanó de mi espalda, aquel alarido hizo que se me cayera el alma al suelo, y más aún cuando me di cuenta que en ningún momento de la conversación me había mirado directamente a los ojos, y aun sin hacerlo, percibía su inocencia flaqueando, pero sobretodo su dolor, un dolor inhumano.
Nos fundimos en un silencio aterrador, solo interrumpido de vez en cuando por sus lloros y lamentos. Agonizaba. ¿Pero que podía hacer?
Probé tocarlo, pero no pude, lo volví a intentar varias veces más, pero me quede en eso, en el intento.
Empecé a escuchar voces… Era mi madre, la sentía. Tocaba mi mano
-Mamá- grité- ¿Dónde estás? Ayúdame- Clamé sin cerciorarme de que él estaba ahí.
-Ha llegado la hora de despertar Iker, vuelve con los tuyos
-Lo siento, tengo que ir
-No te preocupes por mí, como ya te dije todo el mundo se va, y yo me quedo aquí
-Las personas que se van también sufren
-Pero no se quedan solas en un lugar donde desde cualquiera de sus rincones aparecen recuerdos que tengo de los que se fueron.
-Algún día serás tu el que te irás al lugar con el que sueñas, utiliza todas tus fuerzas
-Iker, despierta- susurraba mi madre
-¿Cómo lo hago?-Pregunté
-Abre los ojos, sueña con ese lugar y utiliza todas tus fuerzas.
Quise volver con mi gente, intenté reunir toda mi energía en un solo punto, mis ojos, y grité con toda la fuerza que mis cuerdas vocales y mis pulmones albergaban; la claridad asomó en el lugar. Empecé a levantar los párpados, me encontraba entre dos realidad, pero opté por ir hacía la realidad que me resultaba más real, la que necesitaba, entonces la silueta se giró de repente, y me agarró del brazo…
-Ayúdame-susurro- Iker, por favor, ayúdame- Y escuché un quejido del viento

¿Dónde estoy? ¿Que hago aquí? Me preguntaba mientras una voz gritaba con júbilo. Estaba algo mareado
-Ha despertado, Carmen, tu hijo ha despertado.
Una fuerza agarró mi mano y la apretó fortísimo, creí que me iba a destrozar los metacarpianos que presionaba, me giré, y allí estaba ella, mi madre…
Mama, ¿Dónde estoy?- Estaba desubicado, y todo me daba vueltas.
-Estas en el hospital cariño-Dijo mientras me besaba repetidamente en la frente- pero hijo ahora todo está bien, solo necesitas descansar
-Mama, vale ya- le inquirí, pero ella continuaba agobiándome- no necesito descansar. ¿Y que hago en el hospital?
-Esther quedó inconsciente en la playa- Empezó a explicarme- y…
-¿Esta bien?- le interrumpí, intenté incorporarme pero no tenía fuerzas para ello.
-Si. Si ya te dije que todo va bien- asentía una y otra vez, adjuntando las palabras a su entrecortada sonrisa- cuando recuperó la conciencia, vio que seguías inconsciente, se preocupó y llamó a la ambulancia.
-Mamá ¿Una ambulancia para qué?- No entendía tanta preocupación- Hacía calor, alomejor me deshidraté un poco, y tuve un ligero desmayo
-Iker- su rostro se apenó- han pasado tres semanas desde que te desmayaste en la playa- enmudecí.
¿Cómo podía ser que hubiese perdido tres semanas de mi vida por un beso?
Cierto que fue un gran beso, seguramente el mejor que nunca me habían dado, por todo el tiempo deseando que se efectuará tal momento, pero todo se limitaba a eso, a un gran beso, y a las imágenes que invadieron mi cabeza y me transportaron aquel sueño que todavía seguía coleteando. Hubiese querido acordarme de todo lo que viví en ese momento, pero no consigo hacerlo, quizás Esther recuerde algo más
-¿Has venido sola?- pregunté, ¿De quien era la voz que antes había avisado a mi madre que ya estaba despierto?
-No, Esther ha venido conmigo- explicó- tu padre está en Alemania por negocios, y Carlota se ha ido a Inglaterra todo el verano a perfeccionar su inglés.
Respiré aliviado, no ya por mi hermana con la que mantenía una excelente relación, si no por mi padre, que era todo lo contrario, y me hubiese sorprendido, incluso molestado, que se hubiera preocupado por mí, pero eso es otra historia, y el no se merece ni que piense en el en este momento.
-¿Y donde está?- necesitaba verla, siempre había sido un gran apoyo para mí, y ahora la necesitaba todavía más cerca por lo ocurrido el último día que la vi
-Se ha ido a tomar un café- ahora vendrá, tu solo descansa y no te preocupes por nada, ella ha venido todos los días en los que has estado en coma, incluso, se ha quedado todas las noches a dormir aquí.
Opté por no preguntar más, ya que por cada pregunta que hacía se desvanecía una duda pero aparecían otras múltiples cuestiones más inquietantes. ¿Por qué después de tres semanas constantemente a un lado de mi cama, cuando abro los ojos, se va a buscar café?
¿Se siente culpable de lo ocurrido? o lo que es peor, ¿Se arrepiente de aquel beso?
Quise cerrar los ojos, dejar de pensar, dormirme, pero supongo que debido a todo el tiempo en que permanecí dormido, ahora no se me permitía hacerlo.
-Mama ¿Te suena de algo la palabra Kiar?- pregunté
-¿Cómo dices?
-¿Si te suena la palabra Kiar?- negó- No sé, me ha venido ahora a la cabeza, y no sé de donde me viene
CONTINUARÁ...

14 volátiles plumas:

Pluma de fuego dijo...

No me da tiempo a más, jeje, os lo dejo de una manera especial porque no tenía pensado conectarme hoy, y mucho menos publicar...
Y lo de siempre que tener cuidado con lo que pensáis porque es muy fácil engañar la mente.
Y otra cosa, supongo que más o menos ya sabéis como va esta historia.
un beso, y espero mañana poder visitaros

Noelia dijo...

vaya beso se dieron jajaj los dos quedaron en coma!

Me gusta esta parte, quiero ver el reencuentro de Iker y Esther eso sip nada de besos que los vamos a tener durmiendo todo el año

Esta genial!

Beso

Noe

Silencios dijo...

¿Has tenido alguna vez un sueño, te has despertado, y querías volverte a dormir, y al hacerlo estar otra vez en el mismo sueño?""

Creo que miles de veces, debo confesar que es agobiante.
Sigue, sigue por favor, es magnifico.

Besos Maestro

Farfalla Dimora dijo...

Kiar...
Kiar...
Kiar...
Empienzan las historias a mezclarse...
Me muero por seguir leyendo.
Mil besos.

PD: brillante.

Pluma de fuego dijo...

Noelia, no se quedaron ambos en coma, el se quedo en coma, ella inconsciente, pero bueno...ya lo verás

Pluma de fuego dijo...

Silencios, jaja, depende del sueño creo ¿no? jeje
gracias

Pluma de fuego dijo...

Farfalla mmm... jeje algo de mezcla ha habido xD

SUSURU dijo...

está fantástico....
sigues atrapándome con tus escritos.

¡Vaya beso envuelto en qué sabe qué tipo de magia!!!!

Espero por más......

Señorita Tulp dijo...

¿Has cambiado la apariencia de todo esto,no? ¡A ver si me pongo al día!

Leyre dijo...

La verdad es que iba muy perdida...pero me lo he leído todo esta mañana de un tirón, en fin...sigues sorprendiendome cada vez que me paso por aquí, me alegro de que así sea...eres bueno baby ja,ja.
Besitos

Pluma de fuego dijo...

Susuru, jeje, muchas gracias, los besos que sacan demasiadas cosas xD

Pluma de fuego dijo...

Señorita Tulp bienvenida de nuevo, pongáse al dia cuando quiera, aqui estan los textos para que los leas cuando te apetezca

Pluma de fuego dijo...

Leyre gracias, me alegro que te pongas al día

Gaby dijo...

años sin lograr engancharme con un escrito... y lo logro la pluma de fuego, me sorprende tu blog
hermoso. blog estoy enganchada