viernes, 7 de agosto de 2009

_ESPECIAL_ (1)- HISTORIA CORTA

Si quieres leer esta u otra historia desde el principio, o te has perdido algún capítulo, solo tienes que ir a la barra de la derecha y clickar en las imagenes de las respectivas historias.
Ante cualquier sugerencia, duda, o cualquier otra cosa mi email es detras_de_la_luz@hotmail.com

..............................................................................................................
Tema: Futuro Año 2050

No supimos vivir

Removiendo objetos y recuerdos de un pasado que no me pertenece almacenados en cajas de un material que mis antepasados llamaron cartón, algo inexistente desde que acabaran por talar todos los árboles existentes unos años antes de que naciera he encontrado algo valiosísimo.
Como bien saben, hace unos años que la escritura murió tal y como era conocida, al igual que los libros, así que no puedo adjuntarles el texto tal y como está, por lo tanto lo hago digitalmente para que ustedes actúen como crean conveniente. En mi más sincera e insignificante opinión este escrito debería pertenecer a los anales de la historia, aquella parte de los hechos transcurridos durante el tiempo y que hasta el día de hoy desconocíamos.

-TEXTO ADJUNTO-

Queridos antecesores habitantes de este planeta llamado Tierra:

Antes de comenzar debería arrodillarme y pedir perdón tantas veces como personas coexistíamos en este pequeño mundo, y aún así, después de hacerlo más de seis mil millones de veces no sería suficiente. Lo destruimos, lo teníamos todo, y aún así destruimos todo lo que estaba a nuestro alcance.
Quisiera explicaros cual fue el motivo que hizo que actuáramos de aquella manera, pero ni siquiera yo lo sé, solo espero y deseo que este escrito os sirva de ayuda para averiguarlo y evitar que cometáis los mismos errores .
Durante un tiempo algunos habitantes nos advirtieron de lo que sucedería en un futuro muy cercano si seguíamos actuando del mismo modo, del cambio climático, de la masiva tala de árboles que aumentaban el efecto invernadero, de globalizaciones para lo que nos interesaba, de guerras innecesarias, de armas químicas y perjudiciales, pero hicimos caso omiso, y en los últimos años todo comenzó a pasar a un ritmo fulminante.
La guerra le comió el terreno a la paz desde diversos ángulos, convirtiéndose casi el pan de cada día. Aquel mundo que dividimos en varios mundos según sus niveles económicos fue nuestro lastre. No conseguimos llegar a comprender que era la humanidad, que esta, no se dividía en razas, colores, sexos, culturas, religiones o ideologías políticas.
Por una parte, los humanos absorbidos por el poder, el dinero, y la gobernación de un planeta que siempre fue libre, se fueron autodestruyendo. Por otra, la naturaleza harta de todo el mal que se le estaba causando, despertó con toda su furia y actuó, ¡¡vaya si actuó!!
Los primeros en sufrir fueron los que habitaban en el continente con más riqueza y que sin embargo les consumía la pobreza. El dominio territorial fue el detonante, y lo más débiles no tardaron en claudicar y morir salvajemente. La tierra de hombres con piel de café, y de los lugares más impresionantes e inexplorados, se convirtió en tierras de constantes lluvias de cenizas plomizas y arena de sus desiertos.
Y aunque en un principio todo el mundo creía que la primera potencia mundial, Estados Unidos, sería sin duda la que sobreviviría, la que vencería, sorprendentemente fue la siguiente en desaparecer, esta vez de la mano de la naturaleza, a base de huracanes, terremotos y tifones entre otros. Poco después se sumaron el resto de las Américas
Europa quiso detener los actos vandálicos de los ejércitos de rostros muertos y demacrados que con saña querían acabar con todo, pero todo fue en vano, habían demasiados nudos que desanudar, demasiados frentes abiertos, demasiadas cuentas pendientes. Rusia, China y Japón, rápidamente se convirtieron en potencias. Australia se unió a Europa y a su bandera blanca, pero en Oriente Miedo, donde todos los países se unieron, según su conveniencia, para aplicar sus leyes y sus culturas, no estaban por la labor de dejar todo a medias.
Finalmente todos murieron en un último ataque nuclear ruso, su última baza, un último respiro en un campo de batalla común que con cada día que pasaba se amontonaban los cadáveres, algunos ya en un estado avanzado de descomposición con la consiguiente putrefacción.
Os preguntaréis como yo os puedo contar estos detalles:
Unas semanas antes de que todo el planeta se sumiera en un profundo y silencioso vacío y se convirtiera en otro planeta inhabitado, pensamos en un plan para que nuestra especie sobreviviese, ocultándola a muchos metros bajo tierra, ocultando entre las desnutridas y lánguidas raíces, varias decenas de niños , sin importar la edad, el sexo, o el color, y algunos ancianos que cuidasen de ellos, pero que a estos últimos su tiempo se estuviera acabando y no durarán vivos lo suficiente como para corromperlos o aprovecharse de ellos.
Escribir está carta es arriesgado, los últimos latidos de la guerra todavía emiten con fuerza, y el temor que causa el no saber si a ciencia cierta, en el “mundo” exterior, esta ha acabado, se aferra a los pocos humanos que quedamos, y si como pensamos la guerra sigue coleando y descubren esta misiva no tardaran en venir a buscarnos.
Deseo que esta carta se pierda si ello significa que la humanidad siga con vida, pero si alguien la encuentra espero que todo el esfuerzo no haya sido en vano, y que la paz haya vuelto a respirar a vuestro lado, que hayáis comprendido en vuestra etapa lo que significa ser humano, y que hayáis perdido el miedo a quereros siendo quienes sois.
Para finalizar me gustaría decirles a mis cuatro hijos que siempre los ame al igual que su madre, que nos perdonen por darles la vida en un mundo que no los merecía, pero lo hicimos porque siempre tuvimos la certeza de que serían capaces de sobrellevar ese gran inconveniente y ser granajes importantes de la paz. Que no estuvimos mucho tiempo juntos, aunque tuviésemos más suerte y tiempo que otros, y conseguí quedarme más tiempo con vosotros. Que fuimos grandes porque luchamos por la paz, y que sabemos que ellos también lo serán porque la mantendrán.
Un abrazo desde los últimos compases de una vida oculta en metros y metros de tierra, rodeado de alegres niños que me dieron aire algunos años y consiguieron que fuera capaz de llegar hasta el tan lejano año 2050.
Daniel


El texto permanecía oculto en un sobre ambarino que llevaba mi nombre impreso junto al de mis tres hermanos y que resuelve tantas incógnitas que nos acechaban desde un futuro muy cercano. Les envió este texto esperando su inmediata visita para que corroboren su autenticidad, y no para que quede siempre reflejada en la historia como dato informativo, si no para demostrarle y hacerle recordar siempre, al mundo, que todo lo que hicieron mis padres y gente como ellos, no fue en vano y que gracias a ellos nuestro avance esta iluminado.
Les saluda cordialmente,
Alejandro

12 volátiles plumas:

Silencios dijo...

" La tierra de hombres con piel de café...."

Niño me tienes súper enganchada al relato y mira que a mi esta tipo de literatura no me gusta mucho, pero Por Dios!!! si soy Adicta a tus letras.

¿Tú que desayunas ? Lo digo para comprar lo mismo, ¿no? :-))

.Gs. dijo...

Hola de nuevo!

¿Es tuyo el texto o lo sacáste de algún sitio? Permitemé la duda, dado que no sé si te llamas Alejandro u otro nombre.

Si es tuyo: Olé, un texto fantástico que realmente ayudaría a crear conciencia.

Si es de otro: Muy bien seleccionado, ojalá y hubiese más textos por los blog que tratasen estos temas.

Un saludo

Samantha dijo...

Un texto muy interesante, cada vez que paso por aquí me gusta más leerte :)

Leyre dijo...

Me repito si digo lo mismo que te dicen por arriba...
eres fántastico, y como escribes...anda!!!!!
Me ha gustado mucho, niño.
Besitos

Acuarius dijo...

Escribes bien...

Farfalla Dimora dijo...

Me recuerda muchñisimo a una peli que vi... City of Ember creo que se llamaba.
Muy chulo el relato, hace pensar...

Pd: perdona por tardar en pasar por aquí, pero es que he estado algo liada.
Un beso

Pluma de fuego dijo...

Silencios Muchísimas Gracias, en serio, esto tan solo es una historia corta que escribí hace unos meses y quería colgarosla

Pluma de fuego dijo...

Gs. jajaja si te fijas el título es año 2050, por lo que Alejandro sería mi hijo, jeje, y sí, si es mio... Gracias

Pluma de fuego dijo...

Samamtha Gracias mujer, es un placer verte por aquí

Pluma de fuego dijo...

Leyre gracias tu lo habías leido ya no?

Pluma de fuego dijo...

Acuarius gracias

Pluma de fuego dijo...

Farfalla Diamora mmm no sé jeje no la he visto. Gracias. Muchas gracias por hacerlo