miércoles, 2 de diciembre de 2009

Plumas de fuego 7.1

-Capítulo 7.- Cada noche es una historia diferente (4ª parte)

Lo primero que hice fue regresar a casa. Encima de la mesa del recibidor encontré las llaves de mi coche y una carta de mis padres. En ella me informaban que ya no vendrían a Barcelona, pues su vida estaba en Guissona, y que habían cambiado la escritura y la casa estaba a mi nombre. Sonreí eufórica, era la guinda del pastel en el que la base era la reorganización de mi vida. Deshice mi maleta y coloqué su contenido en su sitio. Cuando terminé llamé a Ewan. Era igual de culpable que él por la incomunicación que manteníamos desde el día que vino a buscarme a los calabozos. Le pregunté como estaba, y me alegré cuando me comunicó que ya se encontraba en perfecto estado y ya había salido del hospital. Quedamos en salir esa misma tarde.
Todavía era temprano, así que aproveché para ir al supermercado ya que la nevera se encontraba en un estado anoréxico. Cuando volví, al subir las escaleras, me encontré a Daniel tirado en el suelo del rellano, drogado, con una goma en el brazo y una jeringuilla sobre la alfombra. Lo miré de soslayo y le pegué una suave patada para apartarlo, aunque por la absoluta decepción que sentía hacia él, se la hubiese dado más fuerte. Me introduje en mi casa, cerrando la puerta con llave, y echando el cerrojo. Comencé a limpiar y a recoger la casa. Poco después llamaron al timbre, me acerqué a la puerta y observé por la mirilla, Era Daniel. Y aunque su estado continuaba siendo igual de deplorable, al menos mostraba algo más de lucidez.
-¿Qué quieres?- me limité a decir
-¡Ayúdame Esther!- exclamó mientras aporreaba la puerta
-Ya lo hice Daniel, ¿Recuerdas?
-De verdad Esther, ahora necesito más que nunca tú ayuda
-Eso ya me ha quedado claro- musité corroborándole el mal aspecto que tenía- el problema es que te ayudé mientras estuviste en el hospital, lo hice con lo de tu padre, y a deshacerte de las drogas. Te acompañe a una casa a buscar tu pasado, y resultó que en ese lugar se encontraban tus tíos y tus primas salvajemente asesinados- dejó de golpear la puerta- Casi me meten en la cárcel, y ahora te encuentro drogado. Me has decepcionado mucho Daniel, no me lo esperaba de ti.
-Esther, de verdad, solo escúchame-rogó- te lo explicaré todo
-Márchate-insistí-yo no puedo hacer nada, ya no tengo fuerzas, ni ganas…
-Lo siento por todo lo que te he podido causar- y se marchó.
Al llegar la tarde, Ewan vino a buscarme, y salimos a tomar algo. Comentamos como transcurrían nuestras vidas. Ewan tenía un aspecto lozano y se mostraba muy animado. Me lo pasé genial, así que acepté volver a quedar dos días después con él, en esa ocasión iríamos a cenar con una pareja amigar de Ewan. Llegó la noche de la cena. Me puse un vestido estilo años veinte, y lo acompañé de un pequeño bolso. Ewan apareció con un cambio espectacular de look. La cena era en un precioso restaurante de Barcelona.
-Iros a un hotel- dijo Ewan mientras yo, contemplaba los tonos calidos del restaurante.
-Hola Ewan.-Me detuve en seco, lo familiar de aquella voz me empujaba a la perplejidad. Me giré con lentitud, precavida, como si ello fuera a evitar la sorpresa de ver a Iker. Mi corazón empezó a latir, y gritaba a grito limpio que no, que no me siguiera mintiendo, que no lo había superado, que no estaba preparada todavía para volver a verlo, que no lo había olvidado, pero allí estaba frente a mí, aflorando sentimientos que tenía escondidos, que los había ocultado como si mi vida dependiera de ello, un último vestigio de lo que fue mi vida, ese silencio de la aquella voz que nunca debió estar callada. Entonces ocurrió el peor error posible, me habló, y con ello me llevó a la locura de algo que debía haber desaparecido con el tiempo.
-Hola Esther- me dijo mientras nuestras miradas encajaban una vez más a la perfección, como ya hicieron antaño, y sonreía.
Lo primero en lo que me fijé fue en su acompañante, y me petrifiqué al descubrir que era la viva imagen de Sedara, la chica con la que soñé y me amenazó con que me apartara de él, suponía que de Iker. Debía estar enloqueciendo.
-Hola golfo
Me giré y todo se paró a nuestro alrededor. Cogió mi mano mientras todo seguía en la absoluta inmovilidad, y viajamos nuevamente a la playa, a nuestra playa… Todo surgió muy rápido, pero conseguí nuevamente revivir cada detalle del beso, de aquel beso que cambió mi vida.
Escuchaba ambos corazones latir a un ritmo vertiginoso… Veía como a ambos nos temblaban las piernas… Y como toda la magia, la pasión y romanticismo se habían citado a nuestro alrededor, provocando que algo cambiara, que el mundo se desquebrajara imperceptiblemente en el lado contrario por la fuerza que congregábamos en el lugar. Algo así como un efecto mariposa.
Y todo volvió a su lugar, a su tiempo y a su espacio, y de nuevo el mundo dejó de centrarse solamente en nosotros dos.
-Iker, Esther ¿Os conocéis?-articuló como pudo Ewan
-Si-respondí - es una gran persona en mi vida-
Cuando lentamente se evaporaba el estado de perplejidad, y la normalidad se fue instaurando en mí, comencé a bóxer en pocos segundos todo lo que me rodeaba y antes no había sido capaz de percibir. No entendía como Ewan e Iker eran amigos, ni porqué Ewan había preguntado si nos conocíamos, ya que cuando él y yo habíamos comenzado a hablar había sido estando yo en el hospital con Iker. Pero lo que más me rondaba, lo que cada vez estaba más segura, era que la acompañante de Iker era idéntica a Sedara. Estuve apunto de levantarme y acercarme a ella, y susurrarle “Si te refieres a Iker, lo siento, por mucho que lo intento no puedo hacerlo”.
¿Como era posible que soñara con una persona que no había visto en mi vida, y poco después verla al lado de una persona conocida?
¿Alguna vez te has fijado en todas las personas desconocidas que aparecen en tus fotos?
¿Te has fijado alguna vez en cuantas fotos sale la misma persona?
Y lo más importante…
¿Alguna vez has pensado cuantas son las personas que tienen una foto en la que tú sales?
Y me di cuenta, Iker y yo estábamos conectados de algún modo, ya que de alguna extraña manera todas las personas que habían girado en mi vida en los últimos meses, casualmente eran miembros activos de la de él, y viceversa.
-Si bueno- comentó Iker- también en la mía, pese a todo- noté que mis ojos se empañaban de anhelos, tal vez todo hubiese sido diferente si nada de lo ocurrido me hubiese afectado en mi vida de esa manera, si no hubiese tenido miedo, si no hubiese echado a correr. Finalmente me costó mucho controlar que mis ojos no desprendieran ninguna muestra de lo que sentía pero comencé a sentirme nerviosa. Noté que mis manos iban por cuenta ajena, mis labios se entumecieron deseosos de contacto, y mi pecho se agitaba con mucha fuera. Notaba como se movía el vestido.
Iker se levantó, le dio un apretón de manos a Ewan, se giró y vino sutilmente hacia mí. Me dio dos besos y fugazmente se acercó al oído y me susurró:
-Esther, aunque lo he deseado muchos meses, este no es el lugar apropiado para hablar, ¿verdad? Asentí, y repetí el mismo saludo con Sandra.
La verdad fue muchísimo mejor de lo que “a priori” había creído, a pesar de que en ningún momento Iker y yo traspasamos la raya de los monosílabos en toda la conversación, ni de miradas que no se sostenían ni dos segundos antes de volver a caer hacia abajo, cohibidas, a pesar de todo el tiempo y de tantas y tantas cosas que habíamos vivido juntos.
Nos despedimos de Iker y Sandra, y Ewan y yo nos fuimos al coche, rápidamente le pregunté algo enfurecida
-Ewan, ¿de que conoces a Iker?
-De la playa- me respondió
-No, Ewan- me miró sorprendido- lo conoces del hospital
Me explicó que en el hospital apenas había visto a Iker, y que desde que lo conoció no había caído que era él.
-Gracias-pronuncié
-¿Porqué?- preguntó, pero rápidamente el mismo descubrió la respuesta, y descubrió que ya me había dado cuenta de todo. Sonrió- De nada-dijo finalmente
-Pero podías habérmelo dicho
-No hubieses venido- tenía razón

Continuará...

5 volátiles plumas:

Pluma de fuego dijo...

El postre... dulce, dulce... jejeje, espero que algún día me perdonéis por teneros tanto tiempo en vilo. Yo intentaré sobornaros a base de Plumas jejeje

salvadorpliego dijo...

Este capítulo suena bastante bien… La lectura es muy agradable.

Un placer leerte.

Leinad24 dijo...

Gracias Salvadorpliego ^^

ego_mismo dijo...

PLUMA NO TE ESFUERCES PORQUE YA MEJOR ES IMPOSIBLE ME ENGANCHASTE Y NO ME MOVERE DE AQUI HASTA QUE NO TENGA TU ALMA Y TU PLUMA
GRACIAS POR LA VISITA Y MUCHOS BESOS DE FUEGO DEL EGO VUELVE ALGUN DIA .....................

Pluma de fuego dijo...

Jajaja, vale muchas gracias.Volveré